La nueva normativa abarata el costo del Steel Framing

Compartimos un artículo publicado en ARQ , que nos habla del abaratamiento de la construcción con sistema Steel Framing gracias a la nueva normativa.

La actualización más reciente de las normas para cálculo de las estructuras de acero del sistema Steel Frame permite conseguir una importante economía en el presupuesto de la panelería. A la vez que los nuevos requerimientos para la aislación de las construcciones en la priovincia de Buenos Aires, encarece el precio final de una vivienda.

El presupuesto del Modelo 3 (Vivienda Industrializada) se publica en Cifras desde el año 2003. Esta tipología nació como una alternativa de construcción en seco de la Vivienda en country (Modelo 2). Desde entonces, el cambio de tecnología para cotizar un mismo proyecto arrojó presupuestos con una leve diferencia a favor del Modelo 3.

Según los especialistas del Instituto de la Construcción en Seco (INCOSE), la nueva versión del CIRSOC 303 permitió optimizar las secciones de los perfiles por lo que se modifica la cantidad de acero requerida en el Modelo 3.

La estructura se materializa con un entramado de perfiles PGC y PGU, más un cerramiento multicapa compuesto por una placa rigidizadora de OSB en toda la envolvente y una terminación de EIFS (sistema de revestimiento con aislante en la cara exterior) que recibe como acabado el mismo revoque elastomérico. “Cuando el Steel Framing comenzó a desarrollarse en Argentina, hacia 1994, era todavía incipiente en nuestro país el conocimiento acerca del comportamiento de los perfiles de acero galvanizado de chapa delgada, que son el elemento constitutivo de la estructura del sistema”, detalla la arquitecta Alejandra Núñez Berté, responsable técnica del INCOSE.

Para entonces, tampoco existía la Norma IRAM IAS U 500-205 que establece las dimensiones y características mecánicas del acero constitutivo de estos perfiles.

Por lo tanto, el dimensionamiento se realizaba utilizando tablas de carga de fabricantes estadounidenses. “Al no existir igualdad de espesores entre las chapas de acero de ambos países, los proyectistas locales utilizaban espesores de chapa mayores que los reales para estar del lado de la seguridad”, explica Núñez Berté.

La primera versión del CIRSOC 303 mejoró la situación, ya que se pudieron utilizar los espesores reales del mercado argentino, pero aún así, al estar realizadas bajo el concepto de tensiones admisibles, en algunos casos las verificaciones de espesores resultaban en valores más elevados que si se utilizaban los reglamentos más modernos, basados en coeficientes de carga.

Recién hacia el 2007 se terminó la nueva versión del reglamento bajo coeficientes de carga, lo que permitió optimizar aún más las secciones de los perfiles. Esta versión acaba de ser oficializada por la Subsecretaria de Obras Públicas de la Nación como reglamento vigente para obras nacionales.

Según la especialista, todos estos factores hicieron que los coeficientes de consumo de acero por unidad de superficie disminuyeran sustancialmente desde los inicios del sistema.

Con los cambios descriptos, el costo actualizado del item de panelería del Modelo 3 arroja un ahorro de un 17 %. Esto representa una economía de un 3,7 % en el costo final de la obra.

El cambio de tecnología representa una diferencia de 352 pesos por metro cuadrado a favor de la vivienda industrializada publicada en Cifras. Al considerar el ahorro en la panelería, la diferencia trepa a 577 pesos.

La brecha en el costo comparativo de los dos modelos se ampliaría aún más si se considerara también la adecuación de la Vivienda Country para el cumplimiento de la Ley 13.059 sobre acondicionamiento térmico en edificios que rige para las construcciones en la provincia de Buenos Aires (inexistente al inicio de la serie estadística). En ese contexto, los muros exteriores de ladrillo hueco portante de 18 cm no alcanzan los requerimientos de aislación. La Ley exige un K máximo de 0,95 W/m2 K, mientras que el bloque portante de 18 cm tiene un valor K de 1,46 W/m2 K (ensayo INTI 101-21908/2012). Para adecuar el modelo, habría que cambiar la composición de las paredes. Por ejemplo, podría sumarse un revestimiento de perfilería liviana de 70 mm., lana de vidrio y una placa de roca de yeso de 12,5 mm. como terminación. Se obtendría así un K de 0,57 W/m2 K (según ensayo INTI 101-21405/2012). Esto representaría un sobrecosto de un 2,3 % en el total del presupuesto. Por su parte, el sistema Steel Framing cumple con la reglamentación al alcanzar un valor de K de 0,45 W/m2 K (ensayo INTI 101-21405/2012).

Ejemplo a Presupuestar:

Sin título

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s