Steel Framing y el ahorro energético

En los últimos años, la sustentabilidad de la construcción se ha vuelto un tema recurrente, ya que en todos los foros, conferencias, congresos que toquen el tema de la construcción en alguno de sus aspectos, no faltan menciones sobre este tópico.

Dado que resulta en sí un tema sumamente complejo de abordar por las múltiples facetas que presenta, creemos sería conveniente en nuestro país comenzar por considerar los temas que si bien están relacionados con la sustentabilidad, son sólo un aspecto de la misma. Uno de ellos es el ahorro energético o el uso racional de la energía.

Este es un tema que adquiere cada vez mayor relevancia, no sólo porque en Argentina ya la energía se ha convertido en un bien escaso, sino por las implicancias ambientales que tiene.

La Ley 13.059 de la Provincia de Buenos Aires, hoy vigente, es un paso fundamental con respecto al tema del ahorro energético, ya que obliga a las construcciones nuevas a cumplir con estándares de aislamiento térmico, mejorando así el comportamiento de los edificios y ahorrando energía. La próxima aparición de la reglamentación de etiquetado energético de edificios, apunta también en ese sentido.

El Steel framing es un método constructivo que permite con facilidad cumplir con los requisitos de la Ley, aún en las zonas de clima más riguroso dentro de la provincia, sin por ello sacrificar superficie útil.

En efecto, en una vivienda construida con steel framing, el espacio natural que existe entre montantes, cuyo espesor es normalmente de 90 ó 100 mm, brinda el espacio necesario para la colocación de aislantes térmicos en espesores tales que permiten cumplir fácilmente con los requisitos exigidos. Asimismo, y para contrarrestar los puentes térmicos, la colocación de aislantes térmicos externos –por fuera de los montantes- es también sumamente sencilla, mejorando aún más el comportamiento de las construcciones.

Construir una vivienda de acuerdo a la Ley 13.059 en Steel Framing en la provincia de Buenos Aires permite aumentar hasta en un 8% la superficie útil, comparando dicha vivienda con la misma construida en métodos tradicionales (mampostería). Esto se debe a que el aislante se aloja dentro de la estructura, y por lo tanto se aprovecha íntegramente el espacio dentro del panel. El resultado es que se obtiene una vivienda eficiente desde el punto de vista energético, con relativamente bajos espesores de muros exteriores.

En el caso de viviendas ya construidas, la Ley no obliga a realizar adecuaciones, pero seguramente se seguirá la tendencia mundial al respecto. En un futuro, seguramente las provincias establecerán requisitos de aislamiento térmico en todo tipo de construcciones, ya sea nuevas o existentes, ya que la energía seguirá siendo cada vez más escasa. En este caso, también la construcción en seco brinda soluciones realizables: medias paredes interiores con perfiles de acero galvanizado y placas de yeso que permiten alojar aislantes térmicos.

No se trata solamente de buscar nuevas fuentes de energía “limpias”, cosa que es buena de por sí, sino de reducir el uso de la energía en las viviendas. De esta forma podremos reemplazar paulatinamente las usinas generadoras, altamente contaminantes y productoras de dióxido de carbono, por estas nuevas energías. Si las nuevas viviendas continúan siendo ineficientes energéticamente, estaremos contribuyendo al desperdicio de recursos y al calentamiento global, con las consecuencias que todos conocemos sobre el clima y la naturaleza.

Francisco Pedrazzi
Gerente marketing y nuevos proyectos.
www.adbarbieri.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s